01948-20-L-001-15cm_V1.tif

Proteger sus plantas del calor

Garden Life
¡Todo se está recalentando! Cuando el sol está en lo más alto del cielo no se ve ni una nube, es la mejor época del año para nosotros, pero no necesariamente para nuestras plantas. Algunas plantas, como la siempreviva, le gusta las partes calientes y soleadas del jardín. Otras variedades, incluso aquellas como las rosas que les gustan el sol, pueden realmente sufrir cuando hace mucho calor. Con unos simples trucos, puede proteger sus plantas de las altas temperaturas estacionales y mantenerlas sanas durante todo el verano.

Proteja su césped

Observe su hierba a medida que crece – puede hacerlo a temperaturas de hasta 26 °C, ya que estas cálidas temperaturas promueven el crecimiento de su césped. Por el contrario, si las temperaturas suben por encima de 30 °C, su césped va a tener dificultades para crecer. Si la hierba se corta demasiado, esta se quemará y el suelo se secará. En este caso, el riego abundante no va a salvar su césped. Por lo tanto, es una buena idea dejar unos centímetros extra de longitud en el césped, alrededor de cinco centímetros de altura. Dejar una fina capa de hierba cortada puede ayudar a proteger el césped de demasiado sol. Para obtener esta capa de césped, simplemente siegue el césped. El mejor momento para hacerlo es por la tarde. Después, simplemente deje los cortes de hierba sobre su césped. Esto mantiene la humedad y actúa como un escudo contra el calor del sol. Para asegurar que los cortes de césped están suficientemente aireados, se pueden mezclar virutas de madera fibrosas.
Si quiere regar su césped, es mejor hacerlo por la madrugada en lugar de por la noche. El momento óptimo de riego es entre las cuatro y las ocho de la madrugada - esto es cuando el riego del césped tiene el mayor impacto, sin el riesgo de provocar una infección fúngica. Si es un poco temprano para usted, ¿por qué no dejar que el sistema de riego GARDENA MultiControl le ayude a regar su jardín de forma automática? Su césped está suficiente regado cuando los tres o cuatro primeros centímetros de tierra están mojados. Una forma más fácil de asegurarse es medir la cantidad de agua utilizada. De 10 a 15 litros de agua por metro cuadrado debe ser suficiente. Sin embargo, no debe subestimar los excesos de riego del césped: El exceso de agua puede conducir a la formación de moho, sobre todo cuando el césped está enmarañado y no escarificado adecuadamente.

04022-20-L-003-47cm.tif

¡Regar de forma correcta!

¿Es necesario regar el jardín un poco todos los días? Bueno, en realidad no. Si riega completamente su jardín cada los dos o tres días, con una manguera Classic GARDENA o con el aspersor oscilante GARDENA Pop-up, entonces debería tener suficiente humedad. La mejor solución es colocar la manguera directamente sobre las plantas y regar hasta que la tierra este suficientemente húmeda. Si afloja periódicamente el suelo alrededor de sus plantas, el riego se hace más eficaz. Es importante decidir cuando es el mejor momento para el riego, se deben evitar las horas centrales del día cuando el sol está en su apogeo. 
El mejor momento para regar es por la mañana cuando el terreno no está demasiado caliente, el agua entonces se evaporará menos durante el riego. Tenga cuidado de no regar directamente las flores y las hojas. Las gotas de agua sobre las hojas actúan como una lupa y se intensifica el efecto de los rayos del sol, a menudo dando lugar a hojas quemadas. Tenga cuidado con las rosas también: en las rosas, las hojas mojadas pueden conducir a moho y puntos negros.
EM-OGS-026

El uso de mantillo como un escudo térmico

Lo que protege la planta del frío durante el invierno tiene el efecto opuesto en el verano: cubrir con mantillo protege sus plantas contra el calor intenso. Extender una capa de tres a cinco centímetros de la materia triturada como la paja o corteza por todo el jardín, o alrededor de plantas especificas. Una fina capa de hierba cortada también se puede esparcir por el jardín, pero solo cuando no contengan semillas de hierba o maleza. El mantillo también protege el lecho del suelo de la luz poderosa del sol, evitando que se seque rápidamente.

Proteger las plantas jóvenes

Es necesario tener un cuidado especial con las plantas que han sido recientemente plantadas. Asegúrese de que el suelo está siempre suficientemente húmedo. Nunca debe estar completamente seco. Si es necesario, se puede hacer un anillo de agua alrededor de cada planta y llenarle con agua todos los días. Un método ya probado para regar las plantas de tomate, es colocar una maceta de plástico o, mejor aún, de arcilla con un diámetro de 13 a 15 cm en el suelo justo al lado de la planta y llenarle con agua dos veces al día. Cuando el tiempo es ventoso y caliente, dadle a las plantas sensibles una protección adicional con un vellón hortícola.
EM-OGS-048

$name