Consiga sus propias semillas de tomate

Garden Life
Compartir artículo
¿Ha descubierto un tomate muy especial y delicioso? ¿Y le gustaría disfrutar de el en su jardín el próximo verano? Entonces está en la página correcta. Le explicamos cómo obtener semillas de tomate de la mejor manera. Lo que necesita es sólo un hermoso tomate, maduro y fuerte.
El primer paso es cortar el tomate en dos mitades. Luego, frote las dos mitades una contra la otra sobre un recipiente, de modo que las semillas y la pulpa se suelten de la piel del tomate. Ahora tiene dos opciones para continuar.

La primera de ellas es recoger las semillas de la pulpa y ponerlas en un papel de cocina y dejar que se sequen. Si planta las semillas en su jardín podría llevar algún tiempo antes de que empiecen a germinar. La razón de esto es la capa externa de las semillas dificulta la germinación rápida. Esta capa debe ser eliminada por la planta en sí antes de la germinación.

Otra opción es quitar esta capa que impide la germinación. Esto puede hacerse poniendo las semillas con la pulpa en un vaso y llenarlo con agua. El vaso debe colocarse en un lugar cálido durante tres días. Por favor, agitar el líquido en el vaso una vez al día. Tenga cuidado de que no se exceda el tiempo recomendado de tres días, sino las semillas comienzan a germinar. Después de este proceso de fermentación se tira el líquido, poner un poco de agua fresca en el vaso y agitar con cuidado. Esto ayuda a que las semillas se deshagan de la pulpa restante. El procedimiento debe repetirse hasta que el agua quede limpia. Como último paso poner las semillas limpias en un papel de cocina y dejar que se sequen. Si planta las semillas en el suelo, se verá que el proceso de germinación se producirá rápidamente porque no hay una capa que impide la germinación.

Para el almacenamiento poner las semillas en un vaso con tapa de rosca. Si tiene semillas de diferentes variedades de tomate, le recomendamos que marque cada tarro con su nombre. Puede almacenar los vasos en un lugar oscuro y fresco. De esta manera, las semillas de tomate se mantendrán durante unos ocho años.