EM-Holz-grün-002

10 consejos de jardín para octubre

Revista
¡Siempre hay algo que hacer en el jardín! Aunque encontrarás que hacer durante el mes de octubre en otoño.

Consejos de GARDENA para tu jardín

Hortalizas abundantes: Si quieres cosechar hortalizas ricas en  hojas como el repollo chino, endivias y canónigos aunque llueva o nieve cúbrelo con vellón vegetal antes de la primera helada. Lo puedes usar también para cubrir puerros, lo que te permitirá cosechar durante más tiempo.

Cosecha patatas: El follaje de tus plantas de patatas ya ha muerto, por tanto es el momento de desenterrar tubérculos y almacenarlos para el invierno. La forma más sencilla de hacerlo es usar un tridente, pero intenta no dañarlo en la medida de lo posible para no echarlas a perder. La mejor forma de hacerlo es arrancar las patatas y esparcirlas para que se sequen. Después guardarlas en sacos de malla y almacenarlas en un lugar frío y seco. Otra opción es almacenarlos en estantes con patatas. Consejo: merece la pena tomarse tiempo en recoger las mini patatas de solo 3 o cuatro centrímetros de diámetro . Lávalas bien prepáralas y pélalas bien, y despúes freir en aceite hasta que queden crujientes. Puedes añadir bacon y cebolla. Definitivamente el esfuerzo otoñal habrá merecido la pena.

Compostaje: Las montañas de compost son típicas y abundantes en otoño, y si les prestas un poco de atención antes de llenarlo, el compost se forma mejor. Lo ideal es cortar grandes restos de plantas y hojas. El arte de mejorar el compostaje está en las capas. Alterna una capa húmeda de unos 10 cm de grosor (restos de frutos, restos de cocina, trozos de césped) con una capa equivalente de restos secos (restos de setos podados, pequeñas ramitas) y repite el proceso. las capas secas muy gruesas tardan mucho en pudrirse, mientras que las capas húmedas muy gruesas se deshacen y huelen mal.

Quitar las hierbas: Deja a los herbáceos perennes para cocinar —como menta, o pimienta — morir en la medida de lo posible, luego corta las hojas que estén marchitas unos dos dedos de ancho sobre el suelo. Las que se siembran fácilmente como el bálsamo de limón se pueden cortar antes de que se hagan semillas.

Preparar plantas en contenedores para invierno: Todas esas plantas que no resisten o que simplemente resisten peor a las heladas hay que llevarlas a sus zonas de invierno para preservarlas a tiempo. Tienes que usar tu instinto aquí, ya que la regla de oro para este tipo de plantas es llevarlas al interior lo más tarde posible y volverlas a sacar al exterior lo más pronto posible.

Barrer las hojas: Aunque recoger hojas puede ser pesado, son un material muy valioso. Se pueden poner en capas para compostaje en contenedores especialmente diseñados para ello — los contenedores también sirven como lugar de resguardo para erizos si pones las hojas en la encima de una pila de ramas.

Cosecha de frutas: Manzanas, peras, membrillos, las últimas frambuesas del otoño, variedades tardías de ciruelas, kiwi y kaki son las que hay que recoger ahora. Con los nísperos debes esperar a que se pocan blandos y con las endrinas hasta las primeras heladas. Importante: después de la cosecha, quita toda la fruta dañada que quede en el arbol. También deberías recoger la fruta caída para ver si se puede aprovechar. 

Quitar trepadoras: las plantas trepadoras como la hiedra hay que quitarlas y limpiarlas. Quita los trozos que han trepado por la pared, corta los restos al tamaño de tu mano para compostar. Lo mismo se aplica a las partes que la sujetan que ya se han marchitado. 

Fertiliza tu césped: Para asegurarte de que tu césped sobrevive al invierno en mejores condiciones y que estará bien para cuando llegue la primavera y empiece a crecer, dale una dosis final de fertilizante otoñal a primeros de octubre, siguiendo las intrucciones del fabricante. Asegúrate de usar fertilizante de césped de otoño, ya que es el único que posee nitrógeno para ayudar al césped a pasar el invierno. Un fertilizante completo de verano no es bueno para este verano.

Preparar las fucsias para invierno: proteger los arbustos más sensibles con una capa de 30 cm de hojas alrededor. Protege esta capa del viento con alambre de la misma altura. Simplemente colócalo sobre tu planta y ánclalo al suelo para evitar el viento.