Berlin Shooting 192

Los 5 grandes mitos del cuidado del césped

Revista
Compartir artículo

¿Es cierto que tu césped se verá mejor cuanto más fertilizante utilices? ¿Limpiar hasta la última hoja de tu césped  es el verdadero cuidado que necesita tu césped? Sigue leyendo para encontrar algunas reglas básicas que quizás ignorabas.

1. Cuanto más corto, mejor

Mucha gente piensa que un buen cuidado del césped es cortarlo el máximo posible. Lo cierto es que cortar el césped casi a ras de suelo no significa que vaya a crecer más sano. De hecho, es lo contrario, un césped más corto tiende a ser menos fuerte. El césped corto deja el suelo expuesto al sol, secándolo, y deja más espacio a malas hierbas que compiten con la hierba por los nutrientes y sustrato. Una regla general es no quitar más de un tercio de la longitud de las cuchillas de una vez. 

2. Eliminar todas las hojas

Hay parte de verdad en esto. Una capa gruesa de hojas en tu césped puede provocar que no le llegue la luz suficiente, y puede fomentar enfermedades. Pero también es cierto que tener materia orgánica como hojas sobre tu césped puede ser bueno también.

Espera a que lleguen un par de días secos para que tanto el césped como las hojas no estén húmedas y siega con normalidad. Las hojas se harán pequeñas partículas que le aportarán nutrientes al suelo mientras se descomponen.

5 biggest lawn care myths - 2

3. Eliminación de las partículas de césped

Como en el caso de las hojas, los trozos de césped pueden ser muy beneficiosos mientras no ahoguen tu césped. Si normalmente haces montones de compost con césped, te habrás dado cuenta que rápidamente se descompone en buen compost. Si dejas los restos de césped donde están, volverán a ser parte del césped, una buena forma de reciclar la hierba.

Reutilizando esta hierba estás cuidando tu césped y además lo haces de forma ecológica. Recuerda no hacer esto si ya durante el corte la hierba ha caído de forma descontrolada. Si hay demasiada hierba guárdala para compostar. Asegúrate de que esparces bien la hierba y que no cubres el césped demasiado rápido, además recuerda no reciclar césped tratado con pesticidas.

4. Echar fertilizante para cuidar el césped

Aunque la mayoría de los céspedes responden bien a los tratamientos con fertlizante, no es verdad que cuanto más pongas, mejor estará tu césped. De hecho si pones demasiado fertilizante, puedes quemar el césped y se empezará a poner amarillento. Si cuando esto ocurra sigues poniendo fertilizante, se pondrá marrón y morirá, con lo cual tendrás que cavar y empezar con el césped de nuevo.

Para evitar el exceso de fertilizante, sigue las instrucciones del fertilizante para un uso adecuado. Puedes probar también con materiales orgánicos alternativos como los restos de césped, compost o abonos de compost.

5. Cuanto más riego mejor

Como ocurre con otras plantas, la hierba puede sufrir sobre riego. Un riego saludable es aquel que llega a las raíces y que no sólo deja la parte de arriba húmeda. Después de regar, deja el suelo drenar y que la superficie se seque. Esto ayuda al césped a extender sus raíces más al hacia el interior para encontrar mayor humedad, lo que le dejará más sano a largo plazo.

A veces es difícil juzgar el nivel de humedad en el suelo, por lo que podría ser útil usar un sistema de riego inteligente como el Programador de riego GARDENA EasyControl.  Si ya tienes un sistema Smart con Sensor smart GARDENA puedes controlar la humedad incluso desde la app Smart, para decidir si regar o no.

Berlin Shooting 127

Puede que te intimide un poco cuidar el césped al principio, pero te sorprenderás al saber la cantidad de opciones que tienes para que el césped se cuide así mismo. No tengas miedo de dejar algunos restos como compost y no te pases con el fertilizante ni regando. Recuerda practicar todo lo que hemos comentado para ver como tu césped sale adelante.