08950-20-L-001

Ayude a sus plantas a crecer

Garden Life
Compartir artículo
Cuando los días se alargan las plantas aumentan su metabolismo. Para llegar en la primavera con una buena resistencia, pueden necesitar un poco de apoyo. Una maceta más grande con tierra fresca, y las plantas podrám crecer y florecer con nueva energía. He aquí alguna información sobre lo que usted debe considerar al trasplantar.
Tan pronto como la bala de una planta está completamente penetrada por las raíces es el momento de darle más espacio. Lo mismo ocurre cuando las raíces comienzan a crecer fuera de la maceta. La nueva maceta debe ser de tres a cuatro centímetros más alta. Si es demasiado grande, la planta se centra más bien en la creación de nuevas raíces que en la flor deseada y la formación de brotes. Puntos blancos en la superficie del suelo son una señal de que la planta necesita tierra fresca. Esto es resultado de  un uso de agua demasiado dura o demasiado fertilizante.

Replantar

Si la maceta se ha utilizado antes, se debe limpiar con agua caliente y un cepillo para impedir cualquier transferencia de hongos y bacterias. ¿La maceta tiene un agujero de drenaje? Si es así, usted puede poner un poco de barro en el suelo para que la tierra no se salga del agujero. Si no hay ningún agujero, es mejor poner un drenaje para impedir el anegamiento. Usted puede hacer esto mediante el uso de grava o arcilla expandida. Puede colocar un poco de vellón entre el drenaje y el suelo. Una vez hecho esto usted puede llenar la maceta con un poco de tierra nueva. Tenga en cuenta que la bala y los brotes se deben colocar dos centímetros por debajo del borde de la maceta. 

Ahora saque la planta de su vieja maceta. La bala se puede sacar dando golpecitos a la maceta. Las macetas de plástico más persistentes pueden eliminarse mediante el uso de tijeras. Antes de trasplantar la planta, su fardo debe estar libre de tierra vieja. Las raíces muertas deben ser cortadas con tijeras. 

Coloque la planta en el centro de la nueva maceta, rellene de tierra cada lado y presione el suelo firmemente. Recuerde dejar un espacio libre de dos centímetros del borde de la maceta. Por último, pero no menos importante regar la planta lo suficiente, y si es necesario añadir un poco más tierra.