Garden hedge

Cuide los setos de su jardín

Revista
Un seto de jardín bien podado puede ser el orgullo del vecindario. También proporciona sombra, abrigo e intimidad. Aquí encontrará información sobre cómo cortar y podar su seto adecuadamente, siguiendo un par de reglas sencillas.

1. Temporada de poda

La poda de los setos se recomienda durante la primavera. Un par de variedades de setos pueden resistir el frío y el calor, pero la mayoría reaccionarán mal a unos cortes expuestos a bajas temperaturas. Durante el verano, puede podar ligeramente tanto como quiera, recortando periódicamente con tijeras la excedencia durante el ciclo vegetativo. Esto potenciará el crecimiento y hará que se ramifiquen hacia arriba. Si fuese necesario, córtelos a fondo dos veces (una a mitad del verano y otra al final del mismo).

2. Herramientas

Preste atención al elegir las herramientas de trabajo que va a usar. Normalmente en las herramientas baratas, el filo se desgasta rápidamente y una hoja desafilada hace más mal que bien, ya que aprieta mientras corta, impidiendo un rebrote sano.

• Tijeras manuales de pértiga o de jardín: para el trabajo más fino.
• Recortasetos: preferiblemente con hoja serrada para ramas más densas.
• Cortarramas: para las ramas más gruesas.
• Cortasetos eléctricos: de doble cara para dar forma o de una sola cara para las partes rectas del seto.

3. Cómo hacerlo

Para podar sus setos de una manera uniforme y hermosa, querrá usar cuerdas (o un láser de medición) como referencia. En primer lugar debe eliminar los «obstáculos principales», las ramas grandes que sobresalen. Luego pasará al podado más delicado. Los laterales de los setos deberán podarse dejando más anchura en la base para proporcionarle la máxima luz y el máximo sol a las hojas expuestas. El seto debería parecerse a un jarrón boca abajo. 
¿Qué debe cortar? Si está recortándolo para el rebrote, puede centrarse en las ramas largas de las zonas centrales, mientras que si su objetivo es «decorativo», puede concentrarse en la forma, la uniformidad y el clareo. Empiece por la copa y vaya bajando. No se olvide tampoco de abonar el seto para darle energía y para estimular un mayor crecimiento.
Con estos consejos, y un poco de trabajo manual a la vieja usanza, debería ser capaz de conseguir un seto hermoso y sano sin mayores problemas.
¡Buena suerte!