Seto de carpe - mejor plantarlo ahora en otoño

Garden Life
Compartir artículo
¿Cree que no hay nada que hacer en el jardín en otoño? No exactamente. Si quiere que su cobertura de carpe actúe como una pantalla durante el invierno, pero sobre todo en verano, debe plantarla entre mediados de octubre y mediados de noviembre, para que los jóvenes arbustos puedan desarrollar las raíces de pelo fino a finales del invierno, cuando la primavera ronda de nuevo. Esto significa que las plantas que ya están enraizadas tienen una ventaja insuperable cuando se trata de crecimiento.

Belleza simple

Se considera particularmente resistente y de bajo mantenimiento, pero esto no disminuye su belleza. En otoño, la cobertura de carpe es de color amarillo y verde fresco durante la primavera y el verano, lo que añadirá alegría a su jardín. Los árboles individuales de carpe pueden alcanzar hasta 25 metros de altura. Muchos jardineros aficionados están particularmente encariñados con los setos de carpes porque son fáciles de mantener. Después de varios años de cuidados adecuados, una cobertura de carpe puede alcanzar una altura de hasta cuatro metros y su espesor lo convierte en una pantalla de privacidad ideal para su jardín, ya que ni siquiera en invierno pierde todas sus hojas, por lo que el follaje seco restante puede actuar como una pantalla de privacidad durante todo el año. Los setos de carpe también se pueden utilizar para crear arcos en los caminos y entradas. Esta característica también es muy útil para la vida silvestre, ya que los pájaros cantores no migratorios pueden refugiarse en el durante el invierno y protegerse de los vientos helados. Cada seto denso también ofrece un montón de espacio para los insectos, y las aves que anidan en ellos pueden encontrar una amplia fuente de alimento.

Elegir el lugar ideal

Cuando los jardineros eligen un lugar para su carpe, es cuando se dan cuenta de lo fácil que es de mantener. Para darle las mejores condiciones y un buen crecimiento, se debe plantar en un lugar soleado de semi-sombra, aunque los carpes se pueden desarrollar plenamente incluso en zonas de sombra. La tierra debe ser moderadamente de ácida a alcalina. Lo ideal sería que la tierra tenga una textura areno-arcillosa. Los carpes pueden echar raíces y crecer lo suficiente, incluso en tierras de arenas o arcillas puras, siempre y cuando puedan proporcionar al arbusto suficiente humedad y nutrientes.

Distancia entre plantas

Para que una cobertura de carpe pueda actuar como una pantalla de privacidad, es importante espaciar las plantas a la distancia correcta entre sí. Cuando plante las más grandes de 125 a 150 cm de altura y las plantas con cepellones, debe dejar un espacio de 60 cm entre plantas. Para las plantas más pequeñas por debajo de 125-150 cm y plantas sin cepellones, una brecha de entre 30 y 50 cm es suficiente.

El cuidado del carpe después de la siembra

Tan pronto como el carpe recién plantado se ha consolidado en el jardín, la siguiente tarea es acortar los largos tallos ramificados de la raíz desnuda usando las tijeras de podar Gardena, a fin de que crezca más gruesa. De lo contrario el carpe crece hacia arriba y hacia el exterior con demasiada rapidez, por lo que la cobertura vegetal en la sección central puede llegar a ser escasa.
En general, después de la primera vez que se poda el seto, no se debe de podar hasta los próximos dos o tres años para mantener su espesor y para evitar calvas. El joven carpe perderá algo de su vigor si se corta con demasiada frecuencia. Añadir fertilizantes en forma de compost (aprox. 2-3 litros por metro cuadrado) dará al arbusto suficientes nutrientes para el crecimiento saludable. Aplicar la cantidad necesaria de compost como una capa. Después de unos tres años, cuando el carpe ha crecido hasta convertirse en una cobertura de gran tamaño, entonces la poda será suficiente dos veces al año - una vez al final del mes de junio, y otra en enero o febrero. La adición de fertilizantes para que el suelo este rico en nutrientes no suele ser necesaria, pero si se debe añadir fertilizantes como de costumbre cuando haya tierra fina.
Después de plantar el arbusto en otoño, se debe regar con vigor (de 10 a 20 litros de agua por metro cuadrado), y regar ocasional durante su primer invierno en los días que no hay heladas. Pero tenga cuidado - al igual que muchas otras plantas, los carpes son sensibles al encharcamiento.

Prevenir el daño de sal en una etapa temprana

Cuando los setos de carpe crecen en zonas especialmente propensas a las heladas, es útil cubrir las raíces con una capa de entre tres y cinco centímetros de mantillo de corteza en su primer invierno para protegerlo de estas. En el caso de que una cobertura carpes se plante a lo largo de un sendero o en el borde de una carretera, entonces se recomienda el acolchado con paja durante el invierno, para proteger contra las salpicaduras de agua. Después de plantar el seto de carpe, también es importante asegurarse de que el terreno está ajardinado, para que no lleguen a las raíces grandes cantidades de agua derretida con sal.