Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando por este sitio web, estará aceptando implícitamente el uso de cookies. Obtenga más información leyendo el texto siguiente Cookies

Toques de color perennes para el jardín de invierno

En cuanto desaparecen las últimas flores de verano, llega la hora de los arbustos perennes: dan al jardín su clásico aspecto invernal y un color primaveral a los arriates. Y es que algunos de ellos desafían el gris uniforme del invierno con sus agujas doradas y hojas multicolores.

Es todo cuestión de estructura

Esta época del año es el momento estelar de estas plantas perennes. Hacen realidad el sueño de un paraíso durante todo el año, pues la mayor parte de las coníferas y algunos arbustos caducos mantienen su follaje tanto en verano como en invierno. Los arbustos de hoja caducifolia son las plantas más animadas del invierno. Captan la atención en esta época del año, pues además de sus ricas hojas verdes a menudo exhiben también flores y frutos. Los frutos salpicados de escarcha y las hojas cubiertas de cristales de hielo forman pintorescas imágenes en el jardín. En realidad, en invierno es cuando aparecen las características tan apreciadas por los aficionados a las formas bien definidas. En lugar de profundidad floral, vemos líneas claras que frecuentemente dan puntos de referencia y orientación al observador.

Los reyes del invierno: sus variadas tonalidades de verde

Aunque su jardín está ahora cambiando a su propio ritmo, usted puede introducir algunas muestras de planificación creativa, escogiendo cuidadosamente las plantas que se adapten a su propio diseño para las revelaciones invernales de la naturaleza. Los típicos arbustos perennes como el tejo, el boj y la hiedra crean contrastes monocromos con el marrón y el gris marchito típico de esta época del año. Sin embargo, a menos que sea usted un fan exclusivo del color verde, deseará escoger plantas perennes con hojas de tonos amarillento-verdoso, gris plata o crema. En cambio, las hojas de muchos tipos de roble relucen en finos tonos azulados. Y mientras el oleastro, con sus coloristas hojas, emerge como una joya multicolor, el pino negro demuestra ser un hábil artista de los cambios rápidos. Sus agujas son verdes en verano y en invierno resplandecen con tonalidades que van desde el amarillo dorado al cobrizo. El color amarillo también domina en la Mahonia bealei. El amarillo intenso contrasta vivamente con el verde oscuro de sus correosas hojas.

Comments