Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando por este sitio web, estará aceptando implícitamente el uso de cookies. Obtenga más información leyendo el texto siguiente Cookies

Rosas en perfecta compañía

Las rosas son las flores favoritas de muchos amantes de la jardinería. Increíblemente bellas, transforman cualquier jardín en un paraíso con sus resplandecientes flores y su aroma exquisito.

Inspirado por el caprichoso encanto de la rosa, el poeta griego Sappho adoptó el término «Reina de las flores" en el año 600 d.C. para referirse a esta flor. Este honor sigue intacto hasta la actualidad y no ha sido sustituida por ninguna otra flor debido a los atributos especiales de la rosa, planta que se cree que ha sido cultivada durante el mayor periodo de tiempo de la historia. Las primeras rosas se descubrieron hace aproximadamente 25 millones de años en Asia Central. Estas bellezas majestuosas se expandieron por China, Japón, India, Europa y la región Mediterránea. Las rosas han jugado un papel importante en muchas culturas y aparecen en diversos mitos, leyendas y cuentos. Para los romanos, grandes cultivadores de rosas, estas plantas nobles eran uno de los objetos más prestigiosos que una persona podía tener. Durante sus legendarias orgías, los invitados se bañaban en pétalos de rosa y aceite de rosas, dándole a la reina de las flores su discutible reputación de «flor del vicio". Fascinados por su aroma celestial y sus majestuosas flores, cultivadores de todo el mundo están cautivados por las rosas y se generan nuevas variedades constantemente: actualmente existen más de 30 000 variedades de rosas.

Una amplia variedad de bellas flores

Algunas rosas huelen dulces o afrutadas, pero otras tienen un sabor agrio o sutil. Los pétalos de la rosa de Damasco se utilizaron en Oriente y en la zona mediterránea como base para aceites y perfumes aromáticos. En los monasterios medievales, las rosas prosperaban como plantas medicinales y actualmente los escaramujos, ricos en vitamina C, siguen considerándose un producto alimenticio. A pesar de su papel como Reina de las flores, la caprichosa rosa sabe jugar en equipo.

Las rosas trepadoras y los clemátides armonizan maravillosamente: la combinación de sombras blancas, rosas y violeta genera un maravilloso juego de colores. Estas dos estrellas del jardín compiten por florecer sin eclipsarse la una a la otra. Las rosas muestran su naturaleza aristocrática en mayor medida cuando están rodeadas de flores de color azul. Las espuelas de caballero, los geranios, la salvia y la albahaca con su elegancia iluminan las rosas de color naranja y amarillo gracias a que el contraste inhóspito remarca su intensidad de color. El color azul crea profundidad y amplitud en los jardines. Por lo tanto, las flores de color azul son el acompañante ideal para hacer que los jardines pequeños parezcan más grandes. La combinación de rosas con lavanda u otra hierba mediterránea crea armonía de color. Además, las plantas de alrededor protegen a la reina de las flores de las plagas.

Flores cortadas sofisticadas

Las rosas de té híbridas son un clásico en cualquier parterre de flores. Su forma estilizada y sus brotes esbeltos y altos se remarcan todavía más si se acompañan con flores delicadas y elegantes, como la gypsophilia o la alchemilla. Sus flores mayoritariamente grandes y de colores exquisitos hacen que sea una de las flores cortadas más populares.

En resumen: ya sea animada o romántica, la reina de las flores crea una atmósfera única y hace que los sueños mágicos del jardín se hagan realidad.

Comments