Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando por este sitio web, estará aceptando implícitamente el uso de cookies. Obtenga más información leyendo el texto siguiente Cookies

Protección invernal correcta para las plantas de macetas, tiestos, etc.

Con independencia de si se trata de plantas de interior, rosas de arriate o plantas de hoja perenne, puede proteger a sus plantas favoritas de los efectos del invierno en tan solo unos pocos pasos.

La propia madre naturaleza se asegura de que las plantas del jardín tengan una cierta protección frente al hielo y el frío: las hojas, la nieve y las acículas del pino se desprenden para formar una capa aislante cálida y confortable. Mientras que muchas plantas sobreviven al invierno sin sufrir daños, la mayoría de plantas que se hallan en macetas son especialmente susceptibles a la congelación porque sus cepellones se congelan más rápidamente que los de las plantas del suelo.

Hibernación saludable de las plantas de maceta resistentes a las heladas

Los arbustos, las plantas y las plantas de hoja perenne más resistentes pueden pasar el invierno fuera en macetas resistentes a las heladas pero deben protegerse del sol y del viento para que no se sequen. Por ejemplo, puede usar una pantalla solar fabricada con una estera de paja y una capa espesa de mantillo compuesto por hojas, ramas de coníferas o abetos. Coloque las macetas en trozos de poliestireno, troncos o pies de arcilla para crear un cojín aislante de aire entre las plantas y la tierra fría. Coloque las macetas unas junto a otras para que puedan mantenerse calientes. Si la tierra de la maceta no se ha helado, como en el caso del bambú, debe regar las plantas en invierno porque estas plantas desprenden mucha agua en días invernales soleados o templados.

Cómo cubrir las rosas para que sobrevivan al invierno

Para garantizar una floración abundante de las rosas de tallo largo y de las rosas de arriate para el siguiente año, debe protegerlas de los fríos vientos y, especialmente, de la luz solar del invierno. El sol calienta la capa verde de las rosas y fuerza la evaporación del agua. Dado que las plantas no pueden extraer agua de la tierra, acaban por secarse. Por lo tanto, debe proteger las ramitas con broza, fibra de vellón o tela de yute. Dado que el punto de injerto de las rosas es especialmente sensible a las heladas, le recomendamos que ponga compost, tierra y hojas alrededor de las rosas de arriate usando la pala combisystem GARDENA. En regiones con inviernos suaves, no es necesario si el punto de injerto se encuentra a cinco centímetros por debajo de la tierra, como mínimo.

Comments