Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando por este sitio web, estará aceptando implícitamente el uso de cookies. Obtenga más información leyendo el texto siguiente Cookies

Lista de control para los trabajos de jardinería en otoño

El otoño ya está aquí y las noches se alargan y se hacen más frías. El invierno se acerca. ¿Qué planes pueden hacer los propietarios de jardines durante el otoño? ¡Prepararse para el invierno, por supuesto!

Labores de plantación y trasplante

El otoño es una época muy buena para trasplantar porque la tierra tiene suficiente humedad gracias a las lluvias frecuentes. La tierra aún está caliente del verano y el otoño, de modo que las plantas tienen todavía tiempo por delante para aclimatarse a su nueva ubicación y formar nuevas raíces.

En otoño también se pueden plantar nuevos ejemplares con la conciencia tranquila. Será la última oportunidad de poner algo de color en el jardín antes del invierno. Para las rosas, por ejemplo, el otoño - antes de la primera helada del suelo - es el momento de plantación ideal.

Plantar bulbos

Los bulbos también se pueden plantar en otoño, para que sus flores germinen de la tierra en el momento justo, en primavera, y le deleiten con su derroche de color. Es esencial acertar con la ubicación de los heraldos de la primavera para que puedan prosperar y florecer. A la mayoría de ellos les gusta la tierra fresca y húmeda en primavera, pero en verano, durante su período durmiente, la tierra puede estar seca y porosa. Conviene plantar los bulbos en la tierra a una profundidad de dos o tres veces su altura. La plantadora de bulbos GARDENA proporciona una manera fácil de hacer un hoyo suficientemente grande y hondo. Coloque, a continuación, los bulbos en la tierra con su punta mirando hacia arriba, cúbralos con la tierra de la plantadora y empuje hacia abajo.

Cortar hierbas perennes, arbustos y matas

Cuando los arbustos amarillean, sus troncos se doblan hacia el suelo o empiezan a granar: ha llegado el momento de recortarlos. Esto es así porque las plantas están devolviendo la savia a sus raíces. Si no se recortan, pueden debilitarse.

Los arbustos y matas pueden recortarse aproximadamente una cuarta parte de su tamaño. No obstante, esto puede variar dependiendo del tipo de arbusto o mata. Encontrará más información en las etiquetas de las plantas o en su centro de jardinería local.

Recortar setos

Conviene podar los setos por última vez en otoño para evitar que se debiliten si se acumula la humedad. Pode los setos de hoja caduca tanto como pueda sin que se formen agujeros, pues estos no volverán a crecer durante el invierno, y el seto puede adquirir un aspecto pelado. Es conveniente retirar todas las hojas de árboles que hayan caído sobre el seto, en caso contrario, el seto no recibirá suficiente aire fresco y sol y podría pudrirse.

El césped

En invierno, la humedad, las bajas temperaturas y la debilidad del sol afectan al césped. Por eso, el césped necesita mimos y cuidados antes de que empiece la estación fría. Las hojas caídas en otoño deben ser retiradas del césped de forma regular. Las hojas que se dejen sobre el césped lo privarán de luz y favorecerán la formación de manchas secas y parduscas y la aparición de musgo. Corte el césped por última vez más o menos a principios de noviembre. Asegúrese de no dejar la hierba con menos de 5 cm, pues el césped más largo puede aprovechar mejor una menor cantidad de luz solar. Conseguirá así una mejor resistencia contra malas hierbas y musgo.

  También se recomienda utilizar un fertilizante de otoño. Los fertilizantes de otoño suelen tener un bajo contenido en nitrógeno y un alto nivel de potasio. La mayor cantidad de potasio refuerza el césped y aumenta su resistencia a las heladas. No conviene utilizar los fertilizantes de césped tradicionales en otoño, pues contienen gran cantidad de nitrógeno y hacen que el césped crezca más rápido, lo que a su vez lo hace más sensible a las heladas.

Naturalmente, hay otras pequeñas tareas que debemos realizar antes de la primera helada:

• Arriates, rosas y otras plantas sensibles a las heladas deberán ser cubiertas con broza u hojas, o bien envueltas en plástico de burbujas o similar.

• Desentierre los bulbos de verano, como las dalias, y guárdelos en una caja ventilada en el sótano.

• Lleve las plantas de tiesto al interior o colóquelas en un emplazamiento protegido.

• Cierre las conexiones del agua y vacíe grifos y dispositivos de riego para que el agua congelada no pueda provocar daños.

• Desmonte las bombas del estanque y en caso necesario, instale una bomba antiheladas.

Al llegar el invierno, los jardineros pueden disfrutar de una relajante pausa de su trabajo. Pero no olvide: ¡antes de que se dé cuenta ya será momento de volver a la carga!

Comments