Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando por este sitio web, estará aceptando implícitamente el uso de cookies. Obtenga más información leyendo el texto siguiente Cookies

Lavanda: Planta Medicinal del Año 2008

Sus flores de color violeta azulado resplandecen en verano y casi nadie puede resistirse a su perfume agradable, fresco y aromático. Lavanda, Planta Medicinal del Año 2008.

El oro azulado de la Provenza

Como resplandecientes olas de color violeta azulado, los campos de lavanda se extienden a principios del verano por las majestuosas laderas del sur de Francia y cautivan nuestros sentidos con una fragancia floral. Incluso en nuestra latitud, los amantes de la jardinería caen rendidos bajo el hechizo de la lavanda. A medida que empezamos a olerla, comenzamos a soñar con unas fantásticas vacaciones en los climas del sur y recuerdos de los frascos de fragancias de lavanda de nuestra abuela. Pero la lavanda es mucho más que un aroma fabuloso y buena apariencia. Esta planta medicinal con panículas azules en flor es muy polifacética: calma, relaja, aporta energía, repele los mosquitos y suaviza, refresca, desinfecta y puede usarse incluso para añadir aroma a sus recetas. Por todo ello, la lavanda fue elegida Planta Medicinal del Año 2008 por un comité de expertos de NHV Theophrastus. «La importancia de la lavanda inglesa (Lavandula angustifolia) como planta para tratar trastornos nerviosos ha sido fundamental para nuestra elección, ya que mantener un estado relajado en épocas de saturación de estímulos es especialmente crucial", dijo el comité.

Medicación de hoy y de ayer

Durante mucho tiempo, la lavanda ha sido tan solo una planta salvaje que crecía prácticamente inadvertida en las colinas y cumbres de las ventosas montañas de la Provenza. Aunque sus propiedades eran conocidas para los doctores y científicos naturalistas, su uso no se consolidó hasta el año 1870. La esencia de lavanda inglesa es más popular que nunca. Gracias a su efecto relajante y calmante se consigue un aceite de primera calidad que combate el estrés: simplemente vierta unas pocas gotas en el interior de su muñeca y el aceite penetra en su cuerpo a través de la piel empezando a trabajar inmediatamente. La lavanda en forma de aceite aromático con sus propiedades beneficiosas para la salud es especialmente útil en el invierno. Una mezcla de aceites esenciales de lavanda inglesa, eucalipto y tomillo desinfecta el aire del entorno. La esencia se evapora en miles de diminutas gotitas cuando se calienta en un quemador y destruye los gérmenes dañinos de forma natural. Si necesita descansar y relajarse, le recomendamos que añada unas gotas de esta mágica hierba medicinal a su baño. Potencia el equilibrio y facilita el sueño.

Comments