Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando por este sitio web, estará aceptando implícitamente el uso de cookies. Obtenga más información leyendo el texto siguiente Cookies

Jardinería en verano

La abundancia de plantas en floración de los jardines y los balcones levanta el ánimo de cualquier amante de las plantas. Sin embargo, estos bellos jardines no reciben los cuidados que se merecen en verano...

Las flores secas tienen que eliminarse periódicamente. Esto es especialmente importante en el caso de las rosas de arriate y los rosales. Las flores secas deben cortarse junto con las dos hojas que quedan por debajo de las mismas. Corte las espuelas de caballero y otras herbáceas perennes una vez que han dejado de florecer. Por lo general, volverán a florecer por segunda vez.

En épocas de mucho calor en pleno verano, es necesario regarlas con una regadera o una manguera. Es preferible regar las plantas por la mañana o la noche, y no en mitad del día cuando el calor aprieta más. Las plantas deben regarse en la base y cerca de las raíces; en ningún caso en las hojas.

Las malas hierbas pueden extraerse fácilmente cuando hace calor. Arranque las malas hierbas en días calurosos veraniegos empleando una azada, por ejemplo, y deje que reposen en el suelo. La hierba mustia formará una capa adicional de mantillo para la tierra y la protegerá de la desecación. Si sigue este proceso regularmente su jardín será una zona sin malas hierbas.

Las dalias empiezan a florecer a partir de agosto en función de la variedad en cuestión. Aplique grandes pulverizaciones para fomentar nuevos brotes y dar a sus vecinos una dosis extra de placer.

¿Le gustan los canónigos? Es el momento idóneo para empezar a plantar las semillas. Las semillas germinan mejor en lugares en semisombra, en detrimento de los lugares soleados. Si planta hierbas de canónigos a la sombra de tomates, repollos o judías pintas, las rosetas de lechuga habrán crecido por completo en el momento en que las hortalizas estén listas para la recolección.

Las manzanas y peras de agosto están listas para su recolección cuando pueda sacar la fruta del árbol estirando y girándola suavemente. Después de la recolección, puede empezar a podar los árboles frutales de inmediato.

A medida que empieza a acercarse el final del verano, es el momento perfecto para empezar a hacer las preparaciones iniciales para la siguiente temporada: la propagación de herbáceas perennes, por ejemplo. La mayoría de herbáceas perennes, tales como plantas de arriate y gramíneas ornamentales perennes, son muy duraderas, necesitan pocos cuidados y pueden multiplicarse fácilmente por división. Después de unos pocos años en el mismo lugar, las herbáceas perennes suelen formar plantas densas con un sistema de raíces igualmente denso. Si desea multiplicar herbáceas perennes tiene que dividir las plantas longitudinalmente junto con sus raíces usando las manos, un cuchillo o una pala. Una vez que las plantas están divididas, pueden volver a plantarse en el lugar deseado del jardín y debe regarlas bien. Este proceso rejuvenecedor garantizará un nuevo crecimiento y las flores se multiplicarán. El mejor momento para dividir y rejuvenecer las herbáceas perennes es en otoño después de haberlas podado o bien a principios de la primavera. Las herbáceas perennes que florecen antes deben dividirse en agosto o justo después de florecer.

Comments