Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando por este sitio web, estará aceptando implícitamente el uso de cookies. Obtenga más información leyendo el texto siguiente Cookies

Extracción de malas hierbas de forma natural

A casi ningún jardinero le gusta tener malas hierbas en su jardín. Sin embargo, aunque sean un problema muy fastidioso, no tiene porqué recurrir al uso de herbicidas químicos. Las malas hierbas también pueden eliminarse de una forma más respetuosa. De esta forma, tiene la seguridad de que no está perjudicando a otros seres vivos del entorno. Si invierte en un jardín que tenga una conexión armónica con la naturaleza, debería evitar el uso de agentes químicos sintéticos. De hecho, el uso de estos agentes está prohibido en superficies pavimentadas o selladas como en entradas de garajes, ya que podrían penetrar sustancias dañinas en el agua subterránea.

Los dientes de león, las ortigas y otras malas hierbas suelen ser invitados no deseados en los jardines, ya que pueden competir con las plantas ornamentales en la obtención de nutrientes, luz y agua. Estas plantas son unas supervivientes natas, ya que pueden adaptarse perfectamente a las condiciones específicas del hábitat en cuestión. Suele ser más fácil prevenir las malas hierbas si sabe qué tipo de tierra prefiere este tipo de plantas. Las ortigas, por ejemplo, prefieren la tierra con nitrógeno y rica en nutrientes, mientras que los ranúnculos prefieren la humedad del agua estancada y la grama se desarrolla especialmente bien en el suelo compacto.

En general, se hace una distinción entre las diferentes malas hierbas en función del tipo de propagación o de si son malas hierbas de rizoma o de semilla. Para poder controlar las malas hierbas de forma efectiva y a largo plazo, debería conocer los distintos tipos de maleza.

Malas hierbas de semilla:

Las malas hierbas de semilla suelen florecer en verano. Al hacerlo, crean tantas semillas que estas pueden prosperar en la tierra muchos años después. Pueden renacer en la superficie como resultado de una excavación y después volver a germinar. Si corta las malas hierbas de semilla mientras están floreciendo potenciará más aún su crecimiento, por lo que los jardineros que lo hacen consiguen justo el efecto contrario de lo que pretendían en un primer momento. Es mejor esperar de 2 a 3 semanas en primavera antes del sembrado o la plantación. En ese momento puede eliminar muchas de las malas hierbas que habrán germinado en ese momento. Para ello, simplemente trabaje la tierra con una azada de mano y extraiga la maleza. Si todavía no han florecido, pueden ser valiosas como compost y puede aprovecharlas en su jardín. Algunos ejemplos de malas hierbas de semilla son: la bolsa de pastor, el cerastio, la quinhuilla y el llantén menor.

Malas hierbas de rizoma:

Las malas hierbas de rizoma se diseminan principalmente debajo de la tierra a través de sus raíces y únicamente en menor medida a través de semillas. Si deja una pequeña cantidad de raíz debajo cuando las extrae, la mala hierba pronto aparecerá de nuevo. A diferencia de las malas hierbas de semilla, las malas hierbas de rizoma no deben ponerse en el montón de abono orgánico, ya que durante el proceso de compostaje las partes de raíces no se eliminan con toda seguridad. Algunos ejemplos de malas hierbas de rizoma son: pastos temporales, dientes de león y la horrorosa grama.

Para evitar la utilización de herbicidas químicos, recomendamos usar métodos tradicionales acreditados como la extracción manual, cubrir con mantillo o usar una técnica de calor. Extraer manualmente las malas hierbas no resulta práctico si el jardín está plagado de ellas. Las malas hierbas que tienen raíces poco profundas pueden extraerse fácilmente. Debido al principio de «donde no hay luz, no habrá crecimiento", una de las pocas tareas para controlar eficazmente las malas hierbas es cubrir con mantillo. Si el suelo está cubierto, las malas hierbas no pueden desarrollarse correctamente. El flameado también es una forma efectiva de destruir las malas hierbas. Este método es particularmente útil en zonas donde no se puede pasar la azada. No obstante, solo los jardineros más experimentados pueden intentar esta técnica ya que puede dañar los organismos del suelo. El calor solo dura unos pocos segundos pero mata las malas hierbas completamente en unos pocos días.

Recuerde: no todas las malas hierbas son siempre malas. Entre las malas hierbas podemos encontrar a «plantas pioneras" como los dientes de león y los cardos borriqueros. Sus fuertes raíces airean la tierra y recopilan nutrientes de capas más profundas del suelo, permitiendo que otras plantas vivan después. Muchas malas hierbas también son una fuente importante de alimento para muchos pájaros e insectos útiles. Por lo tanto, debe considerar si las malas hierbas son realmente un problema y en qué zonas específicas, para poder llevar a cabo las acciones adecuadas en los lugares oportunos.

Comments