Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando por este sitio web, estará aceptando implícitamente el uso de cookies. Obtenga más información leyendo el texto siguiente Cookies

El otoño es temporada de setas

Los hongos y las setas no son muy populares en los jardines, porque es muy difícil desembarazarse de ellos. No obstante, coger setas comestibles es una auténtica delicia para los gastrónomos. En septiembre y octubre, inundan literalmente el campo. Sin embargo, si no sabe por dónde empezar a buscar estos manjares, la búsqueda puede resultar larga y poco productiva. Por eso, queremos presentarle aquí las setas comestibles más populares, como la seta calabaza (Boletus edulis), el boleto bayo (Xerocomus badius) y el rebozuelo (Cantharelus cibarius), y darle algunos consejos para recolectar setas.

El equipo necesario para coger setas incluye una cesta para meter las setas y un cuchillo para cortarlas. Y naturalmente, es imprescindible un libro para identificar las setas. Convendrá que lleve todo esto consigo en sus salidas para coger setas. Tampoco estaría de más una lupa para poder mirar de más cerca las setas que no reconozca con claridad.

Si es nuevo cogiendo setas, lo mejor será que le acompañe alguien con extensos conocimientos sobre setas, porque no es fácil distinguir las buenas cuando uno es novato. Los centros de educación para adultos ofrecen a menudo salidas para buscar setas que le permitirán aprender lo más importante para empezar y los lugares más adecuados para encontrar setas en su zona.

Reglas importantes para coger setas:

  • No pruebe nunca setas que no sea capaz de identificar, ni siquiera si huelen bien y tienen un aspecto suculento. Las apariencias pueden engañar y su aventura podría no acabar bien.
  • Si desea coger setas aun sin saber identificarlas para poderlas mirar en casa para ver si son comestibles, no olvide coger también las raíces. Por lo demás, no importa si arranca las setas del suelo o si las corta por el tallo.
  • No coja nunca setas viejas o muy pequeñas, ni aquellas que hayan sido mordisqueadas por los animales o arrancadas de la tierra.
  • Lo mejor es consumirlas el mismo día de su recogida, pues se echan a perder rápidamente.
  • Nunca coma setas crudas.
  • Si es nuevo cogiendo setas, lo mejor es que no vaya solo.

    Las setas comestibles más populares de los bosques alemanes incluyen la seta calabaza, el boleto bayo y el rebozuelo, que se describen brevemente a continuación.

Seta calabaza o cep

La seta más popular entre los aficionados es la seta calabaza o simplemente calabaza, también conocida como cep. Su nombre en alemán, «Herrenpilz», o «seta del señor», deriva del hecho de que tradicionalmente, cuando se encontraba esta seta, debía dársela al señor o terrateniente.

La calabaza pertenece al género Boletus, conocido por su carne firme. Su suave sombrero alcanza un diámetro de 5-25 cm y presenta un color de marrón claro a castaño. Las laminillas de la parte inferior del sombrero son blanquecinas en las setas jóvenes, pero envejecen hasta adquirir un tono verde-amarillento. El tallo tiene forma de porra y está cubierto de finas reticulaciones blancas. La seta calabaza se encuentra de septiembre a octubre en bosques de coníferas, bajo los abetos y, en general, antes de que llegue la primera helada y se hiele el suelo.

No lave las setas calabaza para prepararlas, pues pueden saturarse de agua. Es mejor utilizar un pincel para cepillarlas o limpiarlas con papel de cocina.

Boleto bayo

Como sugiere su nombre, esta seta pertenece, al igual que la calabaza, al género Boletus. Su sombrero es de color castaño y solo crece hasta 5 - 10 cm. Las laminillas son de color blanco pálido, pero al envejecer el espécimen adquieren un tono amarillento o verdoso. Si resulta dañado, adquiere un tono azul verdoso. Esta seta tiene un sabor muy suave, a veces ligeramente agrio. Para un novato es difícil distinguir entre setas calabaza y boletos bayos.

Los boletos bayos crecen principalmente en bosques de coníferas, bajo los abetos y alerces. A veces pueden encontrarse también unos pocos especímenes en bosques de hoja caduca, generalmente de septiembre a noviembre.

Cuidado: ¡Los boletos bayos no pueden comerse crudos! Son tóxicos y provocan diarrea, náuseas y vómitos.

Rebozuelo

Los rebozuelos se conocen también como setas de gourmet por su sabrosa carne y su aroma. Reciben también el nombre de chantarelas. Los rebozuelos son de color amarillo intenso o amarillo claro. Su sombrero puede alcanzar un diámetro de 10-15 cm y, en principio, tiene forma abovedada y un borde intrincado. A medida que el hongo envejece, se aplana y hunde por el centro. Las laminillas son también de color amarillo intenso y llegan casi hasta el tallo.

El rebozuelo presenta un aroma frutal muy agradable que recuerda al albaricoque. Pueden encontrarse rebozuelos en bosques tanto de coníferas como de hoja caduca. Las alfombras de rebozuelos son una visión corriente en los claros de los bosques.

Atención: Existe un peligroso hongo similar al rebozuelo, el rebozuelo anaranjado o falso. Es ligeramente tóxico y su ingestión puede ocasionar desórdenes gastrointestinales. Su sombrero tiene un aspecto engañosamente parecido al del rebozuelo. No obstante, un examen más detenido revela las diferencias: sus laminillas finalizan en el tallo y suelen ser más oscuras que el sombrero. El sombrero es considerablemente más delgado. El tallo es delgado y hueco.

Comments