Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando por este sitio web, estará aceptando implícitamente el uso de cookies. Obtenga más información leyendo el texto siguiente Cookies

Diversión y juegos en el jardín

¡Por fin llegó el verano! Es el momento para que pequeños y grandes disfruten en el jardín. Como era de esperar, todo el mundo arde en deseos de salir; el invierno ha sido largo y en primavera, el tiempo ha sido inestable. Las personas con jardín propio o acceso a zonas verdes cercanas están en su elemento: un jardín es un gimnasio perfecto para la familia: ¡el circuito de ejercicios empieza justo al salir por la puerta! Y puede participar toda la familia. Disfrute de los ratos pasados al aire libre. Le ofrecemos aquí algunos incentivos y consejos para ponerse en forma y pasarlo bien.

El año pasado fue el año del Mundial. ¿Por qué no recordarlo y comprar un balón para poner en forma músculos y reflejos? Practique a mantener el balón en el aire alternando ambas rodillas. O ejercite su dribbling por el jardín. Diviértase jugando al fútbol con los niños; marque los postes con bramante, por ejemplo, y allá vamos: ¿Quién marcará el primer gol?

A los niños les encanta saltar. Los castillos hinchables o trampolines con redes de protección son ideales para liberar su necesidad de movimiento. El aguante que demuestran los niños cuando se trata de saltar puede resultar asombroso. Pero saltar no solo es bueno para los niños; los adultos también pueden utilizar un trampolín. El ejercicio regular puede mejorar significativamente el estado físico y la resistencia.

30 minutos de ejercicio al día es suficiente para mantenerse sano y en forma. Se ha demostrado científicamente que una actividad deportiva moderada y personalizada asegura un óptimo funcionamiento cardiovascular (Instituto Cooper de Dallas, Texas). El Instituto Alemán de Investigación sobre la Tensión Arterial de Heidelberg ha llegado a parecidas conclusiones: al menos el 40 % de los pacientes con hipertensión sufren este trastorno que pone en riesgo sus vidas únicamente por estar expuestos a estrés físico. Un exceso de ejercicio físico solo agravaría su problema. Lo ideal son actividades relajantes que someten al cuerpo a un esfuerzo moderado, al tiempo que liberan la mente.

Una actividad de jardín más tranquila e igualmente divertida es jugar a los bolos: En primer lugar, coloque nueve botellas vacías. decida entonces con sus hijos (o amigos) cuántas tiradas tendrá cada jugador. Túrnense para lanzar una pelota y derribar las botellas. El ganador será quien haya derribado más botellas después de terminar todas las rondas. Consejo: si no anota las puntuaciones y cada jugador debe recordar mentalmente su propia puntuación, estará usted ejercitando también el cerebro.

Otro juego divertido para que la familia disfrute unida en el jardín es el bádminton. No obstante, para jugar necesitará un jardín relativamente grande o una zona de patio más amplia. Solo tendrá que comprar las raquetas: una cuerda de tender entre dos árboles puede hacer de red. Elija los equipos y a jugar: ¡diversión para toda la familia!

Así que salga al jardín y disfrute haciendo ejercicio al aire libre. ¡Su cuerpo se lo agradecerá!

Comments