Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando por este sitio web, estará aceptando implícitamente el uso de cookies. Obtenga más información leyendo el texto siguiente Cookies

Control de plagas

Los áfidos presentan un problema para cualquier jardinero, pero no todos los áfidos son iguales. El pulgón verde del melocotonero, el pulgón negro de las judías y el pulgón verde del manzano, por ejemplo, son tan distintos entre ellos como el pinzón vulgar, el carbonero común y el gorrión.

En este Boletín de noticias especial de Gardena aprenderá aspectos interesantes sobre los áfidos que le proporcionarán una nueva y fascinante perspectiva sobre estas criaturas en el contexto de la naturaleza y el jardín. Pero eso no lo es todo: si los áfidos causan daños en el jardín es necesario combatirlos utilizando medidas preventivas o curativas. Y también proporcionamos información muy útil sobre esto.

Daños causados por los pulgones de las hojas

Los pulgones de las hojas atacan principalmente a plantas jóvenes succionando el jugo celular. Además, al mismo tiempo emiten un veneno que riza las hojas. Debido a la formación resultante del «techo" de hojas, tal y como puede verse en las puntas de las ramas, las aves y otros depredadores tienen más dificultades para acceder a los áfidos y a menudo suelen permanecer un par de ellos para mantener la especie.

A medida que los pulgones debilitan la planta succionándola, las puntas rizadas de la rama forman ramas deformadas. En jardines decorativos y frutales este efecto es muy indeseado ya que se requiere una formación correcta de los árboles por motivos estéticos o para el crecimiento de la fruta.

Los pulgones de las hojas también tienen consecuencias si su salivazo transfiere virus a las plantas. Esto puede provocar daños graves, especialmente en huertos frutales o jardines profesionales de rosas.

Pulgones de las hojas y «alimentos desechados"

Por último, la melaza creada por los pulgones de las hojas, juega un papel importante: debido a que los pulgones de las hojas se reproducen muy rápidamente, especialmente en condiciones favorables, necesitan proteínas por encima de todo.

Obtienen estas proteínas de los jugos de la planta y excretan el carbohidrato (azúcares) que contienen como melaza. Este proceso es asombroso ya que las plantas constituyen el epítome de la fabricación global de azúcar y muchos animales – incluidos los humanos – utilizamos el azúcar como alimento para crear proteínas en nuestros cuerpos. Es por ello que tendemos a comer plantas pero, desgraciadamente, los pulgones de las hojas desechan la mayor parte de ellas.

Actualmente la melaza es utilizada por las hormigas y las moscas como alimento. Podemos decir que las hormigas actúan frente a los pulgones de las hojas de una forma parecida a la que actuamos nosotros con las vacas: ellas «ordeñan" a los pulgones de las hojas para obtener la melaza. Para ello, las hormigas colocan deliberadamente pulgones de las hojas en las plantas, distribuyéndolos alrededor del jardín, cuidándolos e incluso defendiéndolos. 

Si las hormigas no consumen la melaza, esta se extiende por las plantas afectadas por los pulgones de hojas y posteriormente son ocupadas por fumagina, que lo consume.

Es por ello que solemos detectar los áfidos en las plantas en etapas avanzadas, cuando la fumagina de color negro cubre la planta y resulta claramente perceptible.

Los fructíferos pulgones de las hojas

Antes de aprender cómo eliminar los pulgones de las hojas, primero explicaremos brevemente su increíble y fascinante ciclo de vida: los pulgones de las hojas pasan el invierno en forma de huevos y es, por ello, la época más adecuada para combatirlos en empresas comerciales de cultivo frutícola. ¡Un matriarca sale del huevo y procrea asexualmente! De esta forma se generan «vírgenes" de pulgones, normalmente sin alas, aunque algunos tienen alas y pueden cambiar de planta más fácilmente y agilizar así la diseminación de las criaturas del entorno, en campos agrícolas, bosques y jardines. Estos pulgones vírgenes también se reproducen asexualmente. Únicamente hacia el otoño estos animales exclusivamente femeninos producen áfidos masculinos a través de un nacimiento nuevamente virgen. Los áfidos se aparean y los huevos puestos por la última generación femenina del año, cuando se produce la generación sexual, permiten que los pulgones de las hojas vuelvan a salir el año siguiente. 

Con hasta 50 generaciones de pulgones de hoja cada verano y hasta seis áfidos nacidos vivos por virgen y por día, resulta fácil ver cómo un matriarca puede producir cerca de 1027 pulgones al año. Por ello, el número de áfidos nacidos es prácticamente innumerable. Pero cada pulgón vive únicamente cinco o seis días. Si tenemos en cuenta cuántos pájaros, hormigas, crisopas comunes, cecidos, sírfidos y las larvas de la avispa icneumón crecen hasta la edad adulta alimentándose de pulgones de las hojas, resulta obvio que el pulgón de las hojas necesita una tasa de reproducción masiva para sobrevivir como especie. Si sabemos esto también resulta obvio que en el hemisferio norte, las cerca de 450 especies de pulgones de las hojas se encuentran entre los parásitos más importantes en zonas agrícolas, forestales y de jardinería.

¿Qué debemos hacer con los pulgones de las hojas?

Si analizamos la biología del pulgón de las hojas resulta obvio que es una tarea desagradable intentar exterminar todos y cada uno de los pulgones de las hojas que habitan en el jardín. Cuando hayamos exterminado el último de ellos, seguro que llegará otro volando de otro jardín o bien será trasladado por las hormigas.

Evite la aparición de los pulgones de las hojas excluyéndolos donde sea posible. Las aberturas de ventilación de los invernaderos pueden cerrarse con tela de fibra. De esta forma, existirá una buena ventilación pero al mismo tiempo se impide la entrada de los pulgones de las hojas. Aplique el mismo principio a los huertos utilizando fibra de vellón para cubrir las hortalizas. La fibra de vellón no solo crea un microclima que potencia el crecimiento, sino que también proporciona una protección efectiva contra los áfidos.

Algunas variedades de plantas para jardines domésticos incluso son resistentes a los pulgones de las hojas, como algunas lechugas. Puede escoger específicamente este tipo de plantas. Entre ellas encontramos las siguientes variedades, enumeradas por tipo de lechuga (fuente: Instituto Bávaro para la Vitivinicultura y Jardinería, Veitshöchheim):

Lechuga arrepollada: «Casanova", «Fiorella", «Irina", «Jiska", «Osaka", «Estelle"

Lechuga iceberg: «Barcelona", «Bennie", «Fortunas"

Lechuga mini iceberg: «Minas"

Lechuga de hoja de roble: «Sirmai", «Smile"

Lechuga escarolada: «Leny"

Lollo Bionda: «Barman", «Lorenzo"

Lollo Rossa: «Solsun"

Escarola: «Bentley"

En el caso de las frambuesas, que suelen sufrir el pulgón de las hojas, puede escoger variedades que no resultan tan atractivas para estos parásitos, aunque tampoco son resistentes del todo. Por ejemplo, la tradicional variedad «Schönemann" sufre los pulgones de las hojas con más frecuencia que las nuevas variedades «Rumiloba" y «Autumn Bliss".

Cómo combatir los pulgones de las hojas de forma eficaz Además de medidas preventivas, también puede combatir los pulgones de hoja directamente con varios compuestos. Es muy importante escoger compuestos basándose en si protegen a los insectos útiles y el periodo de espera necesario, especialmente en el caso de las plantas que se dedican al consumo humano. Periodo de espera: cantidad de tiempo que tiene que esperar después de usar el compuesto para combatir los áfidos antes de poder usar la planta tratada en la cocina sin arriesgar su salud. Encontrará información al respecto en el folleto de instrucciones del compuesto específico. Puede esperar tiempos de espera cortos o inexistentes para los ingredientes naturales (como el jabón de potasa o aceites naturales) usados en pesticidas como los que produce Neudorff, incluidos Neudosan, Spruzit y Raptol. Puede obtener más información si consulta a proveedores de pesticidas especializados.

¡Los consejos de jardinería del abuelo no siempre son adecuados en la actualidad!

Antiguamente, cuando el hábito de fumar era frecuente, los abuelos solían coger una colilla y la ponían en agua durante la noche. El brebaje resultante se diluía con un poco más de agua y se extendía en las hojas de las plantas para evitar la proliferación de pulgones de las hojas. Más tarde, la Ley de Pesticidas Alemana prohibió este método, ya que la nicotina es un veneno para el corazón altamente efectivo, y pasó a usarse únicamente en plantas decorativas; nunca en plantas aptas para el consumo humano.

Sin embargo, sí podemos aprender de los jardines de nuestros abuelos cómo proliferar los insectos útiles. Para ello, podemos atraer a los pájaros montando cajas de nidificación (p. ej., para carboneros) o dejar los lugares de anidación intactos (p. ej., para colirrojos). Incluso los gorriones, los cuales se aguantaban de mala gana en los huertos ya que se creían que dañaban las plantas nuevas, son unos excelentes devoradores de pulgones de hoja durante la temporada de incubación y reproducción.

Potenciar la aparición de animales útiles también implica la de insectos útiles. Puede potenciar la aparición de sírfidos plantando margaritas. Estos insectos se alimentan del polen de las margaritas y dejan sus huevos cerca de los pulgones de las hojas; cuando nacen a las larvas de los sírfidos les encanta engullir áfidos. Al igual que los sírfidos, las mariquitas, las crisopas comunes, las carachas o mosquillas (Prodiplosis longifila) y los icneumones son muy útiles.

Combinaciones inteligentes

La combinación inteligente de medidas preventivas y, en caso necesario, de medidas curativas para combatir los pulgones de las hojas permite eliminar estos insectos a pesar de que son cada vez más frecuentes en cualquier jardín. 

En cuanto a los pocos pulgones de las hojas que puedan quedar en su jardín después de aplicar estas medidas, la tradición popular aconseja salpicar ensalada fresca de su jardín con un poco de eneldo cortado: por un lado le da un sabor agradable y por el otro disfraza cualquier pulgón de hoja que pudiese merodear por la ensalada...

Comments