Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando por este sitio web, estará aceptando implícitamente el uso de cookies. Obtenga más información leyendo el texto siguiente Cookies

Cómo mantener su jardín acuático en otoño

Agua transparente, una visión clara del fondo del estanque, peces nadando, moluscos y crustáceos, todos ellos rodeados por plantas maravillosas situadas en el borde del estanque; todo estos atributos hacen que un jardín acuático sea realmente divertido. ¡Siempre y cuando las algas no lo arruinen todo! Si mira más de cerca, se sorprenderá al descubrir que esas maravillas de su jardín situadas alrededor del borde del estanque son, de hecho, la sentencia de muerte para un agua de calidad.

Esto es especialmente obvio en otoño: Las hojas que caen de los árboles o van a parar al agua conducidas por el viento, así como las hojas de los matorrales y las ramas, a pesar de conceder un aspecto elegante a la superficie del agua en un primer momento, empiezan a desintegrarse en el estanque. A menudo las lluvias de otoño arrastran tierra y mantillo a los estanques de los jardines. Si no hace nada al respecto a tiempo, todo tipo de desperdicios del jardín camparán a sus anchas en su jardín acuático durante el otoño con consecuencias fatales. Cualquier cosa que se descompone en el agua es doblemente peligrosa. Por un lado, la descomposición de desperdicios del jardín en el agua produce gases de fermentación que, una vez disueltos, pueden dañar a los peces si el intercambio de gas, desde y dentro del agua, no es posible más adelante cuando el estanque se ha congelado. Los restos descompuestos de plantas también liberan nutrientes al agua del estanque, lo que en realidad tiene un efecto adverso. Estos nutrientes dan alimento a las algas del año siguiente.

La norma más importante de los jardines acuáticos es, por lo tanto, impedir que las plantas y los nutrientes entren en el agua. Para ello, extienda una red de hojas sobre los estanques y los arroyos para capturar elementos más grandes. Recorte las plantas situadas en el borde del estanque para que no caigan hojas al agua. Las tijeras extensibles son muy útiles para esto ya que puede cortar las plantas a una gran distancia de ellas cómodamente y sin mojarse los pies. También puede usar pinzas de estanque con mango telescópico para atrapar y extraer las plantas que han caído al estanque. Los tallos hundidos de matorrales y gramíneas pueden dejarse en las plantas, a menos que exista el riesgo de que puedan caerse en el agua debido al viento o las nevadas. Los insectos de jardín suelen pasar el invierno en ellos. Corte los tallos únicamente a mediados o finales de marzo y guárdelos en una zona de su jardín hasta finales de abril para que los insectos puedan abandonarlos de nuevo. Los tallos restantes siguen teniendo un buen aspecto durante el otoño y el invierno, cuando están mustios o cubiertos por la nieve, especialmente si están iluminados durante estas estaciones tan oscuras con iluminación focal (luces de jardín).

La extracción de sedimento o mantillo del estanque con una bomba de lodo no tiene muchas ventajas en este momento. A los peces y otros habitantes de los estanques les encanta pasar el invierno escondidos en el barro. Para garantizar el intercambio de gases esenciales que hemos descrito anteriormente, debe mantener el estanque abierto en algunos puntos, si existe una congelación fuerte usando un dispositivo de protección contra el hielo. Asimismo, debe comprobar que sobresalen suficientes matorrales, cañas y tallos de hierba por encima del hielo. Bajo la capa de hielo tienen contacto con el agua, lo que permite el intercambio de gas a través de ellos a pesar de la capa de hielo, como si se tratara de una pajita.

Solo debe sacar los peces de los estanques poco profundos y dejar que pasen el invierno en un acuario, en caso de que el estanque se congelara por completo (consulte las medidas que debe adoptar más abajo). Saque los nenúfares y otras plantas del estanque para librarlas de la congelación y colóquelas en un cubo lleno de agua para que puedan tener una temperatura fría sin que lleguen a congelarse. Esto también se aplica a las bombas de los jardines acuáticos si no tienen una profundidad suficiente para evitar el hielo (es decir, una profundidad de 80 cm en la zona norte o de 60 cm en regiones con un clima más suave). El momento adecuado para extraer las bombas y el sistema de filtrado es cuando la temperatura del agua deja de tener 12 de forma regular. Por debajo de esta temperatura las bacterias del estanque dejan de operar y, por lo tanto, no eliminan demasiados nutrientes del agua. Sin embargo, si utiliza una bomba de superficie, es decir un equipo colector de flotación, deje la bomba conectada hasta finales del otoño, cuando el riesgo de caída de plantas y hojas en el estanque haya pasado,

Comments